Baja California - Viernes 23 de Agosto

Un devastador terremoto en California para la semana próxima

6 de julio de 2019 2:26 pm | Internacional | Los Angeles, California

Los dos sismos han sido los más fuertes en la región en décadas. Así es como se comparan.

El segundo sismo fue 11 veces más fuerte. De magnitud 6.4 que ocurrió el jueves por la mañana tuvo su epicentro cerca de Ridgecrest, una comunidad al oeste del Desierto de Mojave y aproximadamente 150 millas (240 kilómetros) al norte de Los Ángeles.

Hizo que los residentes salieran corriendo de sus casas, y las miles de réplicas que le siguieron los tuvieron en alerta durante horas.

Un sismo de magnitud 7.1 sacudió la misma zona el viernes por la noche, cimbrando edificios y dejando grietas en las calles.

Fue 11 veces más potente que el primer sismo, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Y fue 5 veces más grande
El sismo del viernes no solo fue 11 veces más potente que el del jueves, sino que también fue cinco veces más grande.

¿Qué significa eso exactamente?

“Cinco veces más grande” se refiere a la medida científica del sismo. En el sismógrafo, el sismo del viernes es cinco veces el tamaño del sismo del jueves.

“Once veces más fuerte” se refiere a la intensidad del terremoto. El sismo del viernes liberó 11 veces la cantidad de energía que el del jueves.

Pero la fuerza, no el tamaño, es la cifra más importante. La energía liberada en un terremoto es lo que provoca el daño. O, como lo expresa el USGS: “Realmente es la energía o la fuerza lo que derriba los edificios”.

Aquí se explica que causa:

Magnitud Daño
Micro 3.0 Poco o nada
Menor 3.0 a 3.9 Poco o nada
Ligero 4.0 a 4.9 Moderado
Moderado 5.0 a 5.9 Considerable
Fuerte 6.0 a 6.9 Severo
Mayor 7.0 a 7.9 Extenso, grave
Enorme 8.0 y más Inmenso

También fue más largo
Giovanna Gómez, residente de Bakersfield, estaba en casa con su familia el viernes cuando su casa se tambaleó y el agua de su piscina se desbordó.

“Duró alrededor de un minuto”, dijo. “Mucho más largo que el de ayer”.

Bakersfield está en el condado de Kern, a unas 110 millas (177 kilómetros) de Ridgecrest.

Donald Castle, quien vive en Porterville, al oeste de Ridgecrest, dijo que su casa tembló durante casi 25 segundos.

“Fue más una sacudida que la que tuvimos en el 4 (de julio). Duró más y se movió más”, dijo.

Ambos sismos causaron daños

Los dos sismos causaron daños a comunidades, incluidos incendios, cortes de energía y de agua.

Ocurrieron uno cerca del otro
El terremoto del viernes ocurrió a 11 millas (17 kilómetros) al noreste de Ridgecrest, según el USGS. Su epicentro se ubicó justo al noroeste del sismo del jueves, también cerca de Ridgecrest.

Son parte de un sistema en curso

La sismóloga Lucy Jones, de CalTech, dijo el viernes que ambos sismos son parte de una secuencia en curso, de un “sistema muy energético”.

El geofísico de USGS, John Bellini, dijo a CNN que más de cuatro mil 700 temblores de todas las magnitudes se han registrado desde el terremoto del jueves.

“Vienen cada 30 segundos, cada minuto”, dijo.

Desde el sismo de magnitud 7.1 de la noche del viernes, se han producido tres sismos con magnitudes de 5 o más.

En su sitio web, el USGS analizó la posibilidad de más réplicas en la próxima semana (hasta el 13 de julio).

Los residentes del sur de California están en alerta máxima luego de un sismo de magnitud 7.1 que sacudió el viernes las comunidades cercanas al desierto de Mojave, solo un día después de otro sismo de magnitud 6.4 en la misma área.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) advirtió que otro terremoto de magnitud similar podría ocurrir la próxima semana, mientras que las réplicas han ocurrido, en promedio, una vez por minuto desde la noche del viernes.

Aunque esos sismos ocurrieron a lo largo de una falla cerca de Ridgecrest, California, les recordaron a los geólogos el peligro inminente de otro gran terremoto a lo largo de la imponente falla de San Andrés, más al oeste, lo que podría causar un daño significativamente mayor.

A la luz de los sismos de esta semana, los investigadores del USGS reiteran que hay un 70% de probabilidad de que un sismo de magnitud 6.7 o superior afecte el área de la Bahía de San Francisco a lo largo de la zona de falla de San Andrés antes del 2030.

Esto es lo que debes saber sobre esa imponente falla y lo que significa para futuros terremotos en California.

No es una sola falla, sino toda una red
Las fallas ocurren cuando las rocas en ambos lados se empujan o se deslizan una sobre la otra, desplazando la corteza terrestre.

Aunque el movimiento generalmente es imperceptible, las rocas continúan empujando pero se atascan en los bordes de la otra. La presión se acumula hasta que la tensión supera la fricción, creando una liberación repentina de energía que envía ondas sísmicas a través del suelo, llamadas terremotos.

La zona de la falla de San Andrés es un límite de 800 millas (casi mil 300 kilómetros) entre la placa tectónica del Pacífico hacia el oeste y la placa norteamericana hacia el este.

Aquí, las placas se oprimen unas sobre otras horizontalmente a un ritmo de aproximadamente 2 pulgadas (5,1 centímetros) por año, y el ligero movimiento puede causar algunos temblores más leves.

La zona de falla no es una sola línea, sino un sistema de fallas que serpentea a lo largo de California, incluyendo áreas densamente pobladas como los condados de Los Ángeles y San Bernardino.

El último gran terremoto que se produjo a lo largo de la zona de la falla de San Andrés fue en 1906, cuando un terremoto de magnitud 7.9 y un incendio subsiguiente arrasaron partes de San Francisco y mataron a tres mil personas, siendo el más mortal en la historia de Estados Unidos.

Pero pasar más de cien años sin una actividad sísmica importante a lo largo de la zona de falla es una anomalía, dicen los geólogos, y podría presagiar un gran terremoto a lo largo de la falla.

No es probable que los sismos de esta semana activen el gran terremoto que los geólogos predicen: en su punto más cercano, la falla de San Andreas está a más de 150 millas de distancia del desierto de Mojave, dijo la sismóloga del USGS Susan Hough a KTLA, afiliada de CNN.

Aunque es difícil predecir el momento exacto en que ocurrirán los terremotos o cuál será su magnitud, los investigadores urgen a residentes y funcionarios locales a prepararse ahora y adaptar las estructuras para resistir la fuerza sísmica antes del próximo sismo importante o del más allá del gran terremoto.




Notas relacionadas

  1. Daños a las casas, pero no muertes, en un terremoto de...
  2. Mantener la calma, pide el alcalde a los mexicalenses
  3. Qué es la temida falla de San Andrés (y por qué preo...
  4. Devastador terremoto en California causa daños y estra...
  5. El terremoto más fuerte en décadas golpeó el sur de ...


▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior

Los atletas militares en los Juegos Panamericanos


Celebran ensenadenses el 71 Aniversario de la "Margarita"


Alexis López, bajacaliforniano bicampeón panamericano de remo


El rostro de la pobreza: mujer, indígena, menor y de una zona rural


Realiza la FNAAD competencia nacional en Baja California


El sistema penitenciario de BC, certificado libre de humo y caries


Medidas contra la Hepatitis C en Baja California