Baja California - Miércoles 16 de Agosto

"Ya estamos cansados..." dice un soldado mexicano

12 de mayo de 2017 10:56 am | Nacional | Campeche, Campeche

Anónimo
(Tribuna Campeche).- En los últimos días surgió un escándalo que involucra a las Fuerzas Armadas del país en el tema de derechos humanos. La violación de los derechos humanos por parte de militares es un tema muy conocido y no se debe de ocultar, sin embargo, no es para justificar el actuar de nuestros hermanos de armas; solo diré lo siguiente y quedará a criterio de la sociedad.

Los soldados ya estamos cansados de toda esta narcoguerra, de capturar criminales y que en poco tiempo salgan libres, porque las demás autoridades no hacen su trabajo.

Estamos cansados de ver cómo emboscan a nuestros compañeros de forma cobarde, y que ninguna autoridad, ong´s o la misma Comisión Nacional de los Derechos
Humanos (CNDH), hagan algo.

Estamos cansados de que nos acusen de “uso excesivo de la fuerza” cuando combatimos a los narcos, pero cuando el narco nos ataca en poblados llenos de civiles, con todo lo que tiene, nunca se dignen siquiera a investigar.

Perdemos compañeros en esta “guerra”, y aunque eso no debe ser motivo de venganza, siempre nos dejará a nosotros ese dolor; ese dolor de ver hermanos caer y que nadie haga algo, porque somos nosotros los que salimos a partirnos la madre con los sicarios, no tú, “defensor” de los derechos humanos; no tú, miembro de alguna ong que nos acusa de lo peor; no tú, que te quejas de nuestro trabajo en la comodidad del hogar.

Hemos perdido compañeros que han sido “levantados” en su día libre y los han torturado hasta matarlos; han matado a las familias de nuestros compañeros en
represalia. ¿Creen que eso no nos duele? Y sé que no faltará quien diga: “si no pueden con su chamba, sálganse”. Y a quien lo piense, le pregunto: ¿Qué espera para tomar un arma y combatir al sicario? A ver si es tan fácil como dicen. Claro que podemos con este trabajo, pero nos atan las manos como si nosotros fuéramos los enemigos.

Queremos que el país sea mejor, y si para lograrlo hay que morir o quedar mal de por vida, con gusto aceptamos el precio; pero no echen nuestro sacrificio
al carajo. Hemos tomado medidas drásticas para combatir al mal, pero si tanto les hiere que violemos los derechos humanos del sicario “inocente”, entonces hagan la chamba ustedes.

Pero qué sociedad tan doble moral e hipócrita tenemos; cuando unos soldados torturaron a una secuestradora para que dijera dónde tenía a una de sus víctimas, medio México se indignó; pero cuando la misma gente lincha a un ladrón o lo matan, hasta le aplauden.

A todo esto, para terminar solo diré que si mucha desconfianza nos tienen los representantes de los Derechos Humanos y la sociedad, mejor regresemos a nuestros cuarteles. Regresemos a los cuarteles para que tengan la confianza de que nadie le tocará un pelo al sicario. Si mucho aman a sus criminales, quédense con ellos y no vengan de rodillas a pedir que se haga algo.

Quiero ver cuánto tiempo dura el país sin un soldado partiéndose la madre en la sierra y conteniendo este mal. Pero si les indigna nuestro actuar, no olviden que cuando la operación fue difícil y peligrosa nunca dijimos que no y nunca dimos un paso atrás, pues muchos vivimos eso y lejos de salirnos aquí continuamos, solo para tener una oportunidad más de cambiar el país.

Compañeros soldados y marinos, jamás pidan perdón por defender a su patria.




Notas relacionadas

  1. Revelan la tensa llamada telefónica entre Trump y Peñ...
  2. Nuevo plantel del Cobach en Tijuana para siete mil alum...
  3. AMLO acepta al "financiero de Fox; Hay que aceptar...
  4. Otro periodista asesinado; este calcinado
  5. Reportan 95 por ciento de casillas abiertas en los cuat...


▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior

Reciclarán casi 650 kilos de papel desechado por el Instituto Electoral


Exhortan a ser responsables con los animales y procurar su buena salud


Día Internacional de los Zurdos: 13 de agosto


En el 63% de los hogares mexicanos ejercen disciplina violenta para educar


Pegasus, el software para monitorear a criminales y periodistas


El brócoli se muestra promisorio contra la diabetes tipo 2


El Bucky, Marco Antonio Solís en la plaza Calafia