Baja California - Miércoles 29 de Marzo

Festejan exiliados cubanos la muerte de Fidel

26 de noviembre de 2016 10:04 am | Internacional | Miami, Florida

Hace años que esperaban la noticia y salieron a festejarla a los gritos. Agitando banderas, a los bocinazos en sus carros, caminando, y al compás de cánticos de “ílibertad, libertad!”, una multitud de exiliados inundó las calles el sábado para celebrar en Miami el deceso del dictador cubano Fidel Castro.

Hombres y mujeres de todas las edades que representaban a diferentes generaciones de cubanos se congregaron en la Calle Ocho, el corazón de la comunidad del exilio cubano, para celebrar la muerte de Castro.

Aunque tenían esperanzas de cambios en la isla, decían también que el camino a la democracia no sería inmediato. “Después de 57 años me siento muy alegre, pero muy triste también porque hay tantos cubanos muertos”, dijo Armando Gutiérrez, un excombatiente de Bahía de los Cochinos de 81 años, que se acercó junto a su esposa para festejar frente al restaurante Versailles, centro de reunión del exilio cubano de Miami.

“Raúl Castro sigue ahí, y todos sus hijos”, expresó el abogado de 81 años al ser interrogado sobre la posibilidad de cambios. Mientras Gutiérrez hablaba, decenas de personas gritaban “libertad, libertad”, al ver que un grupo de unos 15 exiliados levantaba y bajaba desde los bordes una enorme bandera cubana.

La policía bloqueó por momentos la Calle Ocho frente al restaurante, donde algunos manifestantes saboreaban un típico café cubano y fumaban habanos, mientras helicópteros sobrevolaban el área.

“¡Cuba sí! ¡Castro no!”, coreaban unos, mientras que otros gritaban “¡Cuba libre!”.

La celebración de miles de exiliados impregnaba la atmósfera en un día cálido, donde también algunos aprovechaban para hacer su negocio vendiendo en la calle banderas de Cuba. No es una sorpresa.

Castro proyectó su sombra sobre Miami durante décadas y, en muchos sentidos, su política y su control del poder también han dado forma a la ciudad y a sus habitantes.

Muchos cubanos huyeron de la isla a Miami, Tampa, New Jersey y otros lugares tras la llegada el poder de Castro en 1959.

Algunos eran leales a Fulgencio Batista, su antecesor, y otros se iban con la esperanza de poder retornar pronto, tras el derrocamiento de Fidel. Pero eso fue algo que nunca ocurrió.

Otros muchos creyeron que no serían totalmente libres bajo el régimen comunista impuesto por Fidel.

Miles dejaron atrás sus posesiones, a sus seres queridos y la educación o los negocios que tanto les había costado conseguir y viajaron a Estados Unidos en avión, barco o balsa. Muchos cubanos fallecieron en la travesía marítima hasta el extremo sur de Florida y otros nunca volvieron a ver la casa donde nacieron, sus vecindarios y patios, sus empresas y a los primos y tíos que dejaron atrás, porque Castro seguía en el poder.

Los que lograron llegar a Miami en los años que siguieron a la revolución adoptaron una clara postura anticastrista.




Notas relacionadas



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior