Baja California - S√°bado 26 de Mayo

Matrimonios y divorcios de Jalisco

10-5-2018  |  Gabriel Ibarra  |  Art√≠culo

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Los jaliscienses tienen amores por periodos. Pero como las mujeres que se casan enamoradas y llenas de ilusiones poco a poco se van desencantando de aquellos que le hicieron la corte y que tuvieron la habilidad de explotarle sus sentimientos hasta llegar a la seducción.

La política bien la podemos ver como el matrimonio y la familia que se forma al paso del tiempo, con sus virtudes y defectos. El matrimonio es una relación con una serie de elementos atractivos, que se da mediante un contrato con una serie de cláusulas, que de no cumplirse puede tener fecha de caducidad.

Durante los √ļltimos 24 a√Īos, los jaliscienses han pasados en dos ocasiones del amor, al desencanto y al odio con dos dolorosos y traum√°ticos divorcios. Y ahora tienen todo el papeleo para un tercer rompimiento e iniciar con una nueva vida.

La ilusi√≥n, el so√Īar un mundo nuevo, de que nuestra vida va a cambiar, va a mejorar, es algo que nos ayuda a seguir luchando. El ser positivo y creer que aprendiendo de nuestros errores, corrigiendo, cambiando de gente, es posible tener mejores condiciones de vida.

Primero fue el desencanto con el tricolor. Muchos a√Īos unidos y viene la ruptura con el divorcio. Se casa con el azul, que promet√≠a un nuevo mundo, sin mentiras, ni traiciones, siempre hablar con honestidad. La primera etapa fue luna de miel, pero despu√©s empieza el desencanto. Se descubren las primeras infidelidades, las hipocres√≠as y result√≥ peor que el primer marido. Se pas√≥ del c√≠nico al hip√≥crita.

Se da el segundo rompimiento. Vuelve a aparecer de nuevo el tricolor haciendo la corte, junto con otro gal√°n vestido de naranja que le compite, que hab√≠a formado parte de esta familia, pero a la que abandon√≥ porque se presume diferente, harto de los vicios que all√≠ ve√≠a, seg√ļn su credo.

Pero los jaliscienses prefieren malo por conocido, que bueno por conocer. Y le perdonan los pecados al primer marido, que había prometido que se había regenerado, que había cambiado. Vuelve la relación, sin embargo, vieron que aquello sólo era una ilusión. Seguía siendo el mismo. No existió cambió. Fue una mentira más. Y se revive el odio y el repudio

RUMBO AL TERCER MATRIMONIO

¬ŅQui√©n ahora? ¬ŅCon qui√©n seguir la vida? Y vuelve a aparecer el naranja. Pide que le den la oportunidad. Promete un mundo diferente. Igual que los anteriores, ofrece decir siempre la verdad. √Čl s√≠ es honesto, congruente. Bueno para todo. √Čl no traiciona. Es leal. Cumple lo que promete.

La seducción prácticamente se ha logrado. Pero hay voces que se acercan y le hablan al oído y le dicen que no se deje sorprender, que éste naranja resultará peor que los anteriores.

Sin embargo, hay mucha ilusión. Hay una gran necesidad de creer en alguien. Por lo visto viene el tercer matrimonio, para superar una segunda ruptura para empezar la construcción de una nueva vida.

El naranja ofrece reconstruir los cimientos de la casa, arreglar las descomposturas que generaron o no pudieron cambiar los que estuvieron antes. Se muestra muy impetuoso, fogoso, lleno de energía, dispuesto a dar su vida para la construcción de un nuevo mundo, una nueva era, donde todo va a cambiar. Dice tener la fórmula y la firmeza para llevar a buen puerto lo que otros no pudieron hacerlo.

GENTE, TIEMPOS Y CIRCUNSTANCIAS

Jalisco y los jaliscienses es una sociedad muy compleja, con contradicciones, pero también con fortalezas, que en esta nueva era, busca enfrentar sus problemas, en donde no todo depende de un personaje, de un mesías que venga a construir un nuevo mundo. No podemos caer en el fatalismo de que todo está mal ni en un optimismo desbordado. Tenemos que partir de un diagnóstico real que nos ayude a definir la ruta del viaje.

Jalisco tiene que hacer un examen a conciencia, aceptar dónde se está mal, lo que hay que cambiar. Porque de poco servirá un nuevo matrimonio que ofrece un nuevo seductor, del que se podría tener un desencanto más, tal vez peor que los anteriores.

Si la política la vemos como una familia producto de un matrimonio, con sus complejidades, con las diferencias que existen en su seno, nos puede permitir una visión más clara de hacia dónde debemos de ir, con un examen de conciencia que nos permita entender y aceptar dónde estamos mal, qué es lo que nos ha fallado y que tenemos que cambiar como sociedad. Qué políticas se tienen que revisar y reorientar.

¬ŅQu√© queremos como familia y sociedad? ¬ŅQu√© es lo que no nos gusta? ¬ŅQu√© estamos haciendo para cambiar? ¬ŅQu√© tanto los problemas que nos envuelven son propios y est√°n en cada uno de nosotros resolverlos?

Es pertinente que como sociedad hagamos una reflexión, de lo micro a la macro. De lo que representa y significa un matrimonio, a la construcción de una familia tan diversa como es la sociedad de hoy.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com



‚Ė≤ Regresar Arriba | ‚óĄ Regresar a p√°gina anterior