Baja California - Sábado 22 de Julio

¿Y tu celular?

26-6-2017  |  Dr. Tomas Bermudez  |  Artículo

Timorata pregunta ante los hechos actuales que transitan en la vida nacional, que te escudriñan desde el celular a personajes de interés en el periodismo, activistas de izquierda de derecha, ONGs, o a ti -o -a mí, la historia nos platica que en el año de 1938 el presidente Lázaro Cárdenas renombró el departamento confidencial de la Secretaría de Gobernación como “oficina de información política”, cuya tarea era recabar toda la información posible sobre las actividades de los personajes de oposición en el país, así como las reacciones por la expropiación petrolera que fue decretada ese mismo año.


En el año de 1942 y dado que México entró a la Segunda Guerra Mundial declarando la guerra a las potencias del eje, se ampliaron las funciones de esta oficina, siendo ahora encargada de dar seguimiento a los sucesos del conflicto bélico y cambiando su nombre a “Departamento de Investigación Política y Social”.


En el año de 1947, durante el gobierno de Miguel Alemán Valdés y dada la aparición de grupos “subversivos” en el país, el DIPS desapareció y en su lugar fue fundada la Dirección Federal de Seguridad a cargo del general Marcelino Inurreta de la Fuente, cuyas funciones además de realizar espionaje político, consistían ahora en sofocar a los grupos opositores al régimen y ubicar y detener a sus principales líderes.


Para la década de los años 70 la DFS inició actividades contra el narcotráfico. Durante la guerra sucia, la DFS fue responsable de un sin número de detenciones ilegales, desapariciones forzadas y allanamientos desajustados al derecho.


En el año de 1985 y dada la “fama” que perseguía a esta agencia gubernamental, por su autoría intelectual en la muerte del periodista Manuel Buendía, su colaboración con el Cartel de Guadalajara dada a conocer desde que se encontraron agentes activos administrando Colonia Búfalo, la participación de demás agentes en el secuestro y posterior muerte del agente de la DEA Enrique Camarena e incluso de entrenar contras nicaragüenses en los ranchos de los narcos mexicanos.


Siendo presidente de la república Miguel de la Madrid Hurtado y secretario de gobernación Manuel Bartlett Díaz, fue ordenada su desaparición siendo creada la Dirección General de Investigación y Seguridad Nacional, predecesora del actual Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) o servicio secreto mexicano es la agencia de inteligencia de México dependiente de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) del Poder Ejecutivo federal. Formalmente, el CISEN tiene la función de articular la inteligencia nacional, táctica y operativa, al igual que las dependencias NSA y CIA del Gobierno de los Estados Unidos.


Su principal función es la inteligencia y el análisis de información estratégica. Antes de su existencia, estas funciones eran realizadas por la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS). Y en nuestro mundo actual con la tecnología sofisticada como el software llamado Pegasus, puede infiltrarse en un teléfono inteligente y permitir monitorear toda la actividad en él, incluidas las llamadas, textos y mensajes de correo electrónico.


Además, es un software puede instalar en dispositivos que ejecutan ciertas versiones de iOS, de Apple el sistema operativo móvil. Descubierto en agosto el año 2016 después de un intento fallido de instalarlo en un defensor de los derechos humanos iPhone, en una investigación reveló detalles sobre el software espía, sus habilidades, y las vulnerabilidades de seguridad que explota.


Pegasus es capaz de leer los mensajes de texto, llamadas de seguimiento, memoria de contraseñas, gráfico de la ubicación del teléfono, y la recopilación de información de aplicaciones, incluyendo iMessage, Gmail, Viber, Facebook, WhatsApp y Skype. La compañía que creó el software espía, Grupo NSO, declaró que proporcionan los “gobiernos autorizadas con tecnología que ayuda a combatir el terrorismo y el crimen”.


El costo de este “juguetito” que compró el gobierno de México es de $80 millones de dólares en software espía de las ONE Group con la condición de que sólo se puede utilizar para investigar los criminales y terroristas, según la compañía israelita que lo comercia, sin embargo, nunca dejes una botella de tequila en manos de alcohólicos sedientos… “Ligna in silvam ferre” Lleva leña al bosque.



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior