Baja California - Domingo 25 de Junio

A mi padre con cariño…

20-6-2017  |  Dr. Tomas Bermudez  |  Artículo


No hace mucho, según siento, yo, al aprender las primeras letras, recuerdo en el escritorio de mi padre, debajo del vidrio que protegía la caoba del escritorio, un cuadro que con dificultad leía, yo, por indicaciones de él: La plegaria de Mac Arthur que decía “Dame, oh, Señor, un hijo que sea lo bastante fuerte para saber cuándo es débil y lo bastante valeroso para enfrentarse consigo mismo cuando siente miedo; un hijo que sea orgulloso e inflexible en la derrota honrada, y humilde y magnánimo en la victoria.


Dame un hijo que nunca doble la espalda cuando deba erguir el pecho, un hijo que sepa conocerte a ti y conocerse a sí mismo, que es la piedra fundamental de todo conocimiento. Condúcelo, te lo ruego, no por el camino cómodo y fácil sino por el camino áspero, aguijoneado por las dificultades y los retos.


Allí déjale aprender a sostenerse firme en la tempestad y a sentir compasión por los que fallan.


Dame un hijo cuyo corazón sea claro, cuyos ideales sean altos; un hijo que se domine a sí mismo antes que pretenda dominar a los demás; un hijo que aprenda a reír pero que también sepa llorar; un hijo que avance hacia el futuro pero que nunca se olvide del pasado.


Y después que le hayas dado todo esto, agrégale, te suplico, suficiente sentido del buen humor, de modo que pueda ser siempre serio pero que no se tome a sí mismo demasiado serio. Dale humildad para que pueda recordar siempre la sencillez de la verdadera sabiduría, la mansedumbre de la verdadera fuerza.


Entonces yo, su padre, me atreveré a murmurar: No he vivido en vano”.


Cada vez que entraba a su consultorio, durante la preparatoria y en las vacaciones de la universidad, aún durante el postgrado, siempre insistía que lo leyera, tal vez casi me lo aprendí de memoria, pero al paso del tiempo al ser el padre yo, al llevar a conocer a su nieto, con la felicidad me invita de nuevo a que pase a leer la plegaria, ¡sorprendido! y agitado solos, con mi vástago en brazos de mi padre, lo único que hice es que brotara una lagrima por mi ojo, porque ahora se invertían los papeles, yo tenia que enseñar a esa criatura, lo que me trasmitió durante muchos años, pero aún con la duda existencial ¿él no está viviendo en vano?, y también la gran cuestión para mí ¿no viviré en vano?


Finalmente concluyo con una oda de don Gregorio Marañón, que versa: Cuando observo en tu rostro las arrugas. Que el tiempo y los pesares han labrado. Luchando bravamente, yo he notado. Que al viejo tronco brotan las verrugas. Tus lágrimas ocultas y fuerte enjugas. Que en eso fuiste siempre reservado; los años y la lucha aún no han mellado.


Tus sólidas creencias, ni tus dudas. Amor de padre nunca es encomiado. Y el padre siempre sufre quedo y solo. Que nunca amor de padre es valorado.


Amor que obra secreto y recatado, Siendo desconocido y puesto en dolo. Y esconde un sentimiento muy celado. Y en realidad lo afirmo y lo vivo -de ser hijo, padre y abuelo… Con amor a los padres presentes y ausente. “Noli obsecro istum disturbare”.



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior