Baja California - Viernes 28 de Abril

Cuidado con el embargo de salarios

16-5-2014  |  Cesar Montes de Oca  |  Artículo 003

El pasado mes de marzo, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, resolvió la contradicción de tesis 422/2013, determinando que el salario de un trabajador puede ser embargado hasta por un 30% sobre el excedente del salario mínimo tratándose de deudas de carácter civil o mercantil.

Si bien la resolución atiende un principio de elemental justicia por el que se pretende salvaguardar los intereses patrimoniales de los dueños del capital o tenedores de un derecho de acreedor, no menos cierto resulta que esta resolución crea un precedente muy importante que puede cambiar el rumbo económico de la clase trabajadora y abre la puerta para un mayor control por parte de las autoridades fiscales.

Anteriormente, existían criterios jurisdiccionales que sostenían que el salario del trabajador era inembargable, excepto por situaciones claramente definidas, como lo es el aseguramiento de pensiones alimenticias a cargo del trabajador.

Con este nuevo criterio sostenido por nuestro máximo Tribunal, el salario de los trabajadores será susceptible de embargo por orden de una autoridad jurisdiccional por créditos y deudas de carácter civil o mercantil, es decir por deudas de tarjetas de crédito, compras a plazos, créditos de nómina, o cualquier otra obligación similar contraídas por el trabajador, lo que supone la antesala para que dicha facultad sea también otorgada a las autoridades hacendarias tratándose de créditos fiscales.

Resulta curioso que para nuestras autoridades administrativas, hacendarias y de seguridad social, el salario mínimo sea tan solo un indicador económico, que intencionalmente se mantiene bajo para crear condiciones macroeconómicas atractivas para la inversión y que además si Usted como patrón da de alta a un trabajador con dicha cantidad le reviran señalando que nadie vive con un salario mínimo; y por otro lado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo reconozca como parte del “mínimo vital” que permite la subsistencia de quien lo percibe, y por ende considera que el excedente del mismo puede ser susceptible de embargo.

El mejor consejo sigue siendo el de usar su crédito con responsabilidad, y únicamente dentro de los parámetros que su capacidad financiera le permitan a fin de evitar problemas y el embargo de su salario, si tramita un crédito o una tarjeta, ser un cliente “totalero”.

Servicios Legales y Contables
www.montesdeoca-ecl.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior