Baja California - Lunes 11 de Diciembre

Designios de Fundación

21-4-2014  |  Juan Manuel Salazar Pimentel  |  Artículo 01

En su tarea de documentar los hechos que forman la historia de su padre, hace unos días mi esposa visitó la hemeroteca del semanario ZETA, que felizmente es el depositario de la colección original del antiguo diario NOTICIAS, que en Tijuana fundara el bien recordado José Garduño Bustamante, valeroso periodista de mérito inigualable.

Así encontramos que en la edición del 28 de agosto de 1947 (pág. 3), se publicó en el diario NOTICIAS, un “Manifiesto al Pueblo de Tijuana”, suscrito por los señores Dr. Manuel Ollivier Gratecatt, Ing. Higinio F. Sánchez y Salvador Apodaca, como Secretario General, Presidente y Tesorero, del que fuera el primer Comité Regional del Partido Acción Nacional en Tijuana.

Habrá quien piense que este tema solo interesa a los miembros del PAN, y que el pasaje corresponde a la historia particular de ese Partido, únicamente; pero, el caso es que desde entonces han pasado más de sesenta y seis años de la vida y de la historia de Tijuana, en la que Acción Nacional ha sido un participante activo, y, en todo ese tiempo, los tijuanenses hemos participado en la lucha por la democracia actuando en el PAN, o testiguando sus actos.

Ese Manifiesto es un documento de gran sustancia. Trascendente. Porque además de los datos históricos relativos al acto de fundación de ese organismo en Tijuana, la fecha en que tal cosa ocurrió, las personas que integraron su primer órgano de dirección, el sitio donde se instaló, esa pieza también nos muestra los designios fundacionales de Acción Nacional en esta plaza, los objetivos y las metas; el cómo y para qué de un partido político.

Dicho de otro modo, cuál ha de ser la utilidad que los ciudadanos obtendrán de su funcionamiento, que el partido les pueda ofrecer. El Manifiesto anuncia la lucha para crear un movimiento cívico orientado, organizado y eficaz para el logro del bien común. Lo que es igual a aglutinar a los ciudadanos en la actividad política para alcanzar en su ejercicio el desarrollo integral de las personas y de la comunidad que forman, para que todos accedan a una vida digna y con calidad.

La comunidad debe ser un ser vivo y orgánico, capaz de entender sus destinos y decidir sobre ellos. Ciudadanía alerta y decidida apta de establecer y mantener autoridades capaces de entender y cumplir su misión, que ejerzan su poder como un servicio de justicia y seguridad, de libertad y orden, de impulso y de guía.

El ya antiguo documento muestra que un propósito original del Partido es que Tijuana sea siempre una población ordenada, generosa y próspera, y estableció que eso solo se puede lograr si todos los ciudadanos se disponen a actuar con ese fin.

El ejercicio y cumplimiento de los derechos y obligaciones ciudadanos, haría que existiesen instituciones públicas auténticas y eficaces, y, el pueblo regiría realmente su destino: “cuando en forma sistemática y oportuna emita su opinión con ánimos de que le sea respetada”.

En aquellos tiempos, el Manifiesto planteó como indispensable:

“…una opinión pública alerta y vigilante, que se encargue de criticar – criticar significa valorizar- los actos del Gobierno, señalándole el camino que debe seguir para resolver los problemas, haciéndole notar cuales son las necesidades más apremiantes, cuales son los errores cometidos, cuales son las situaciones antisociales que se deben combatir.”

Entre las funciones de esa opinión pública alerta y vigilante, se concibió la de que: “…interrogue al Gobierno sobre sus propósitos; sobre su programa de gobierno; sobre su política hacendaria; sobre la manera de emplear los dineros del pueblo, exigiéndole cuentas; sobre sus proyectos de obras públicas; sobre la organización y manejo de los servicios públicos…”.

Creo que esos anhelos que Acción Nacional expresó públicamente al fundar en Tijuana su primer comité directivo, dan idea clara de cuál es la misión de un partido político, cualquiera que sea, y cómo los ciudadanos pueden alcanzar en él, y por su participación en la política, mejores aptitudes para lograr contar con autoridades que desempeñen su función como un servicio de justicia y seguridad, de libertad y orden, de impulso y de guía, precisamente.

A sesenta y seis años de aquel ayer, luego de mucho tiempo de lucha, a veces cruenta, siempre desigual y en desventaja; después de tantas burlas a la voluntad popular y de un sinfín de elecciones robadas, pero también luego de que al fin llegó el día en que los votos se contaron y subió al poder el elegido por el pueblo, vale la pena reflexionar en qué medida aquellos propósitos iniciales, se han cumplido, no sólo en el seno del partido azul, sino desde el punto de vista de los ciudadanos, por cuanto al desarrollo que individual y colectivamente hemos alcanzado por nuestra participación en la política como militantes de los distintos partidos.

¿Trabajamos todos unidos para el bien común de nuestra comunidad? ¿Emitimos nuestra opinión sobre asuntos públicos, sistemática y oportunamente, con ánimo de que nos sea respetada? ¿Nos hemos dado autoridades que ejercen su potestad como un servicio de justicia, libertad y guía? ¿Interrogamos al gobierno acerca de sus propósitos, esperando explicaciones y hasta correcciones? Ojalá que todos tengamos, en nuestro propio juicio, respuestas que nos muevan a lograr lo que aún nos falte.

Para ver el documento haz copia esta liga https://monitorbc.info/img/manifiesto_1947.jpg



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior