Baja California - Lunes 10 de Diciembre

La alianza PRI-PAN en construcción

2-5-2018  |  Gabriel Ibarra  |  Artículo

Por Gabriel Ibarra Bourjac //
Dicen que en la política es el arte de lo posible donde todo puede pasar. En la lucha por el poder todo se puede dar. Hoy amigos, mañana enemigos. Ejemplos los tenemos, tanto locales como nacionales, que están debidamente documentados en estas mismas páginas.
Hemos sido testigos durante los últimos meses de tantos ataques y descalificaciones entre los principales contendientes presidenciales, como si la competencia es mostrar quién es más corrupto.
El primer debate presidencial fue una confrontación para evidenciarse como son los políticos. Los participantes así lo mostraron. Bueno, después de lo que hemos presenciado, preparémonos en los próximos días y semanas para ver y escuchar otro discurso de los candidatos presidenciales Ricardo Anaya y José Antonio Meade. Se acabarán las acusaciones con sus descalificaciones y se hablará que México es primero. El objetivo es construir como hace 6 y 12 años la alianza PRIAN para que López Obrador no sea Presidente de México.
EL EMPODERAMIENTO DE ANAYA
Simplemente recordemos cómo se construyó el Pacto por México y que permitió las grandes reformas que impulsó el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. Varios personajes fueron claves para construir la mayoría que se requería y que permitiera reformas constitucionales. Y hubo un personaje muy importante en la operación y legitimidad: el joven legislador queretano Ricardo Anaya, quien se deshizo en elogios del Presidente.
El político queretano por su gran habilidad en el proceso electoral fue llamado desde entonces “el joven maravilla”. Su fuerza dentro del PAN no se entendería sin la mano de un personaje que ha sido el gran poder en este sexenio, como es el canciller Luis Videgaray, la gran influencia en el Presidente Enrique Peña Nieto, quien fue el de la iniciativa para traer a México a Donald Trump, entonces candidato presidencial del Partido Republicano y autor también del odiado gasolinazo, pero que le dio estabilidad a las finanzas del gobierno.
Las reformas energética, educativa, político electoral, hacendaria y financiera se dieron por el papel que le tocó jugar a este joven político panista en la Cámara de Diputados. ¿Cómo se empoderó a Anaya? Toda gestión en la Secretaría de Hacienda que quisiera realizar un panista –llámese gobernador, diputado, senador o político importante- no avanzaba si no era acompañado por Ricardo Anaya. Obvio que así lo había determinado Luis Videgaray, quien vio en este cuadro político lleno de frescura e inteligencia como un buen proyecto a futuro dentro del Partido Acción Nacional.
Con esa lógica desde Los Pinos se fue viendo con simpatía el crecimiento político de quien fuera el secretario particular del gobernador queretano Francisco Garrido. No fue difícil para Anaya ir escalando dentro del PAN de la mano del chihuahuense Gustavo Madero, quien se convirtió en su presidente nacional de diciembre del 2010 a agosto del 2015, clave en la carrera ascendente del hoy candidato presidencial del Frente por México.
EL ROMPIMIENTO
¿Cómo se dio el rompimiento de esta alianza Anaya- Los Pinos? Salvador García Soto, politólogo muy bien informado refirió en dos columnas escritas y publicadas en el diario El Universal en marzo sobre cómo se dio el rompimiento entre las elites de las elites del sistema político y el caso Anaya, después de haber sido durante mucho tiempo el opositor consentido de Los Pinos. ¿Qué fue lo que sucedió que provocó la ira de Los Pinos y se desatara esa persecución política en su contra, para que se hayan roto los pactos y los puentes? Según García Soto, el origen de la ruptura está en otra ruptura mayor: una entre el Presidente Peña Nieto y el ex presidente Carlos Salinas de Gortari que se produjo en 2016 por la sucesión presidencial. Salinas quiso meter la mano en la designación de candidato presidencial, una vez que el principal proyecto de Peña Nieto se debilitó, como fue Videgaray, tras su renuncia a la Secretaría de Hacienda. Salinas creyó que era el momento de su sobrina Claudia Ruiz Massieu. Eso molestó al Presidente y en medio del escándalo del gasolinazo, las protestas que provocó, manifestaciones, saqueos y disturbios, Peña Nieto despidió a la sobrina de Carlos Salinas de la cancillería y en su lugar resucitó a Videgaray, su operador de mayor confianza.
EL ACERCAMIENTO DE ANAYA CON SALINAS
Como presidente del PAN, Ricardo Anaya, según García Soto, construyó acuerdos con Videgaray, ya como flamante canciller a finales de enero del 2017, como la postulación de Acción Nacional a favor de Josefina Vázquez Mota para la gubernatura del Estado de México y una suerte de “pacto” para que él fuera después el candidato presidencial del PAN con el apoyo del régimen. Hasta ese momento las cosas marchaban muy bien en la relación Peña-Videgaray-Anaya.
Sin embargo el joven maravilla cometió un error con el acercamiento que éste tuviera con Carlos Salinas de Gortari, que hizo a instancia de sus asesores en buscarlo para recibir asesoría para lograr su soñada candidatura presidencial. Los Pinos vio aquello como una traición de quien habían apoyado en su ascenso al panismo, y que había aceptado apoyar todas sus reformas a cambio de esa “ayuda”, incluso hasta financiamiento.
Los Pinos desató así la cacería contra Anaya y que empezó al revelar el diario El Universal que la PGR investigaba por “lavado de dinero” al político queretano. Y lo demás es historia.
LA ALIANZA QUE VIENE
Desde antes del debate, se fue arriba de dos dígitos el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador. El sector empresarial, encabezado por Carlos Slim, prendió los focos rojos, que por ningún motivo el tabasqueño puede ser Presidente de México, ya que descarrilaría todo lo andado producto de este modelo económico y empezó la operación para unir en un frente al PAN y al PRI, así como superar la división en el PAN entre Anaya-Calderón, porque “primero está el interés de México”, los resabios, declaraciones, acusaciones se guardan y lo importante es ganarle a López Obrador.
El candidato de la alianza PRIAN es Ricardo Anaya, que se lo ganó al posicionarse del segundo lugar con un José Antonio Meade, que con todo su experiencia y preparación, no emociona, no conecta con la gente y la carga negativa del PRI es muy pesada.
Diego Fernández de Cevallos es uno de los operadores y puentes con el priismo. La aparición pública de Slim que se fue en contra de López Obrador, fue la señal de la ofensiva. ¿Se podrá bajar a López Obrador de las preferencias? El tiempo lo dirá. Así se está registrando la lucha por el poder en México.
Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior