Baja California - Sábado 15 de Diciembre

Yo también, y tú…

13-3-2018  |  Dr. Tomas Bermudez  |  Artículo

La decisión de quién será el próximo presidente de México le corresponde exclusivamente a las ciudadanas y los ciudadanos mexicanos”.

La semana pasada – en una revista (Nexos)- leí una carta, que está dirigida al ejecutivo en funciones, la cual la reproduzco, con la meta de hacerla llegar a la mayor población posible de mi comunidad, ya que todos tenemos derecho a la información y este asunto obviamente es de interés nacional.

Expone: “Señor presidente Enrique Peña Nieto: México es una democracia joven con instituciones débiles. El uso del Ministerio Público federal para perjudicar al candidato presidencial del Frente por México, Ricardo Anaya, erosiona aún más a las instituciones que encarnan la autoridad del Estado mexicano. Si hay pruebas contundentes sobre la responsabilidad legal de Ricardo Anaya exhortamos a que la autoridad ministerial proceda en consecuencia.

De lo contrario, el uso de la Procuraduría General de la República para perseguir a un líder de la oposición, pone a México junto a países con regímenes autoritarios y democracias totalmente disfuncionales. Ante la falta de autonomía del Ministerio Público federal, usted presidente Peña Nieto es la máxima autoridad responsable de este proceso. En 2005, el desafuero de Andrés Manuel López Obrador abrió brechas de polarización en la sociedad, que aún dividen y lastiman la convivencia social en nuestro país.

Las personas que firmamos esta exigencia tenemos filiaciones políticas diversas y plurales. Por lo cual este posicionamiento no implica de ninguna manera un apoyo a la candidatura de Ricardo Anaya sino una preocupación fundada en el uso del poder del Estado para incidir en el destino de los comicios. La decisión de quién será el próximo presidente de México le corresponde exclusivamente a las ciudadanas y los ciudadanos mexicanos”.

Y viene signada por un grupo de personajes que influyen en el quehacer de la opinión pública nacional, (intelectuales, editorialistas, académicos, entre otros). Y que los hechos realmente lastiman y degradan al próximo evento electoral que tendrá el país, no queremos que se califique de fraude y enloden la voluntad de los electores, y en lo personal me sumo a esta petición para que haya higiene en el proceso electoral y no se transforme en una elección séptica, la cual trastornaría la incipiente democracia en México. ¿Y tú…? Salus populi suprema lex – “La seguridad de la gente es la ley suprema”.



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior