Baja California - Martes 23 de Octubre

¡Qué vergüenza Donald Trump!

27-2-2018  |  Gabriel Ibarra  |  Artículo

Somos paradójicos los seres humanos. Muy, pero muy complejos. La evolución que ha vivido el homo sapiens desde la edad de piedra a la era de la revolución de la inteligencia así lo muestra. De la época neolítica a la revolución tecnológica-científica-digital han transcurrido 20 mil años.

Grandes adelantos y saltos cuánticos ha logrado la humanidad, llegar a la luna, prepararse para su incursión a Marte y en el futuro seguramente con viajes intergalácticos. De los viajes de Marco Polo y Cristóbal Colón de un continente en barco, a los vuelos a través del espacio de un planeta a otro, poco nos falta.

Sin embargo, en esa complejidad de desarrollo de la inteligencia, con la ciencia y la tecnología, a la par aumenta de la misma forma la capacidad de destrucción. La maldad, como virus funesto, está presente y se vale de la misma forma de estos avances para mostrar su capacidad de destrucción y de generar dolor y sufrimiento.

LA MATANZA DE FLORIDA
Estados Unidos, país imperialista y belicista, es ejemplo de esa capacidad de destrucción que permite la tecnología y que tantos tiroteos y muertes provoca, como el sucedido hace unos días en Florida donde un joven desquiciado, Nikolas Cruz le quitó la vida a cuando menos 17 jóvenes en la secundaria Marjory Stoneman Douglas High School, de Parkland.

Estados Unidos es un país donde el poseer armas es lo más natural, que se traduce como el derecho a tener y poder transportar armas, por razones diversas (deportivos, defensivos, cinegéticos, escolta privada, etc.). Las facilidades son enormes que la ley permite.

En este contexto se dio un discurso pronunciado por una joven estudiante de 18 años de esa secundaria, Emma González, quien sobrevivió al ataque de Nikolas Cruz, que de esta forma pretendió vengarse de un agravio que supuestamente sufrió de parte de los directivos de la escuela.

FINANCIEROS DE TRUMP
¿Qué expresó Emma González sobre el control de las armas que se volvió viral y convertido en emblema del movimiento a favor de un mayor control de armas en los Estados Unidos?

El impactante discurso hizo vibrar las fibras sensibles adormiladas de una gran parte de la sociedad norteamericana, proclive a no tocar el tema de restricción de armas. La hija de padres cubanos dirigió su mensaje hasta al Presidente Donald Trump a quien le echó en cara ser financiado por la poderosa nomenklatura que se dedica a la industria de las armas.

“Si el presidente viene a decirme a la cara que lamenta esta tragedia que no debió haber ocurrido, yo le preguntaría ¿cuánto dinero recibe de la Asociación Nacional del Rifle? No importa, porque ya lo sé: 30 millones de dólares. Y divididos por el número de víctimas por arma de fuego en Estados Unidos al mes y medio que lleva 2018, resultan 5 mil 800 dólares. ¿Es eso lo que estas personas valen para ti, Trump?”

La jovencita se lanzó contra las políticas tan laxas de Florida sobre la compra y posesión de armas, al señalar que “para comprar un arma no se necesita un permiso, no se necesita una licencia de arma de fuego, y una vez que la compra, no es necesario que se registre. No se necesita un permiso para llevar un rifle o una escopeta oculta. Puedes comprar tantas armas como quieras a la vez”.

El momento de mayor emotividad y que generó mayor dolor fue cuando Emma recordó en su discurso que lo mismo estudiantes como docentes ya habían denunciado la conducta y perturbaciones de Nikolas Cruz. “Los vecinos y compañeros de clase sabían que él era un gran problema. Siempre se debe informar de tales casos a las autoridades.

Lo hicimos, una y otra vez. No fue una sorpresa para nadie que lo conociera oír que él era el tirador”.
“Quienes dicen que no deberíamos haberlo excluido… ustedes no lo conocían, nosotros sí; están diciendo que todo fue por sus problemas mentales. No soy psicóloga, pero debemos tener en cuenta que esto no ha sido sólo por un tema mental. Él no habría herido a tantos estudiantes con un cuchillo. ¿Qué tal si dejamos de culpar a las víctimas por algo que fue culpa del alumno?”

Emma exigió a través de su discurso un mayor control y leyes más estrictas sobre el control y uso de armas en Estados Unidos porque mientras éstas han evolucionado, su legislación no.

Como lo sintetizó el Mundo de España, la joven, convertida ipso facto en trending topic por sus palabras, se dirigió a aquellos políticos que han aceptado donaciones para sus campañas por parte de la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés): “¡Qué vergüenza, qué vergüenza!”, grito del que hicieron eco los presentes en la manifestación.

LA VIOLENCIA DESTRUCTORA
Lamentablemente la violencia es el sino de nuestros tiempos de la revolución de la inteligencia que nos toca vivir. Las razones son diversas, pero nos lleva a un punto: la adoración al bíblico “becerro de oro”, que es la acumulación de lo material y que está relacionado con el poder. El control y la manipulación que es una proclividad del ser humano.

Y volvemos a recordar la importancia que tiene en una sociedad los valores que han sucumbido ante la frivolidad de la cultura hedonista, el virus que ataca al capitalismo, con su capacidad gran capacidad destructora, en un mundo de libertinaje donde todo se vale ante el relativismo como se toma la vida, en medio de las drogas y el sexo desenfrenado.

¿Qué pasará después de este suceso tan doloroso? ¿Harán algo los políticos norteamericanos o serán otros gritos más al vacío que se esfuman ante una sociedad difícil de sorprenderse?

¿Cuál será la siguiente estadística d este tipo de sucesos criminales, producto de una cultura de la violencia?

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior