Baja California - Martes 17 de Octubre

ELECCIONES 2017: El PRI está vivo y sigue de pie

14-6-2017  |  Gabriel Ibarra  |  Artículo

¿Cómo es posible que el PRI, perdiendo un millón de votos de un sexenio a otro, pueda ganar la elección a gobernador en el Estado de México?

Sucede y sucedió. Al margen de si fue o no una elección de estado, hubo toda una ingeniería que explica los porqué del triunfo del candidato priísta Alfredo del Mazo y que le permiten al Revolucionario Institucional otros seis años más gobernar el Estado de México con lo que el bastión de este partido sigue vivo y plataforma para la competencia en la elección presidencial del 2018 con la seria posibilidad de ganar.


La clave está en fraccionar el vot anti-PRI, anti-gobierno. Alfredo del Mazo se convertirá en gobernador del Estado de México con el apoyo del 16 por ciento de ciudadanos registrados en el padrón electoral, si le damos valor a los números y porcentajes en proceso de validación por las autoridades electorales de esta entidad. En la elección del pasado domingo 4 de junio de cada 10 votos emitidos en las urnas el 6.4 no votó por del Mazo.


Lo explicamos: El porcentaje difícilmente podría variar en el reconteo final que se realizó en 3 mil 161 casillas de las 18 mil 606 instaladas. El porcentaje de votación ronda el 53% de los ciudadanos registrados en el padrón electoral que es de 11 millones 316 mil 426 ciudadanos y la distribución del voto se dio de la siguiente forma con algunas variables en el conteo final distrital:

Para el PRI y Alfredo del mazo 33.78%; Morena y Delfina Gómez, 30.87%; PRD y Juan Zepeda 17%; PAN y Josefina Vázquez Mota 11%

Lo sucedido en el Estado de México y Coahuila en las elecciones del pasado domingo 4 de julio, son indicadores claros de los escenarios que pondrían configurarse en la disputa del 2018.

La gran estrategia del PRI fue fraccionar el voto anti-gobierno. Primero, evitar la alianza PAN-PRD, y después estimular el crecimiento del candidato del partido del sol azteca, Juan Zepeda golpeando a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, a quien hicieron pedazos, aprovechando la vulnerabilidad que representó su organización no gubernamental “Juntos Podemos” que recibiera del gobierno de Peña Nieto cuando menos 900 millones de pesos para apoyar a migrantes mexicanos en Estados Unidos.

La división de la izquierda mexiquense favoreció a Alfredo del Mazo y al PRI. Delfina Gómez captó el 30.9% de los sufragios emitidos y Juan Zepeda del Partido de la Revolución Democrática el 17.8%, que sumados representan 48.7% frente al 33.78% de Del Mazo. Una alianza Morena-PRD hubiera permitido una diferencia cercana a los 15 puntos sobre el candidato del PRI.

El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador faltando menos de 15 días para la elección planteó la alianza Morena y las izquierdas, pero la forma como lo hizo se interpretó como si fuera un sometimiento y que provocó el rechazo abierto del PRD, mientras que el Partido del Trabajo accedió pero nada podía ya realizarse, porque jurídicamente los tiempos ya no lo permitían.


LA VOTACIÓN HISTÓRICA MÁS BAJA DEL PRI

El padrón electoral del Estado de México registra a 11 millones 316 mil 426 ciudadanos y significan el 13.26% del total nacional. El padrón electoral nacional es de 86 millones 452 mil 749 ciudadanos, conforme a datos de abril 21 de 2017. Edomex tiene 40 distritos electorales federales y 45 distritos locales, además de 125 municipios. Actualmente el PRI tiene 31 diputados federales de mayoría relativa, mientras que el PAN y el PRD 4 cada uno, Morena 1 legislador federal.

El hecho de que el PRI gane la elección en el Estado de México no significa que también saldrá con números positivos en la elección presidencial. Tanto Arturo Montiel como Enrique Peña Nieto precedieron a los gobiernos federales de los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón. De igual forma Andrés Manuel López Obrador gana a Felipe Calderón la elección presidencial en el 2006, pero el michoacano termina al frente de la Presidencia de la República.


EL ABSTENCIONISMO

Durante los comicios de 1993 cuando Emilio Chuayffet se convierte en gobernador, sólo el 17% de la población empadronada se abstuvo de votar; en 1999 cuando el resultado le favorece a Arturo Montiel el abstencionismo alcanzó el 52% y el priísta recibe el apoyo de 1 millón 146 mil votos; en el 2005 con Enrique Peña Nieto de candidato a gobernador el abstencionismo fue del 57%, pero el candidato del PRI recibe 1 millón 801 mil 530 votos; en el 2011 con Eruviel Avila de candidato el abstencionismo registró el 53%, pero el abanderado de este partido captó 3 millones 18 mil 588 votos.

En la elección del pasado domingo 4 de junio la votación superó al abstencionismo, ya que se estima que acudieron a las urnas el 53 por ciento de los ciudadanos empadronados.


LAS IMPUGNACIONES

Es notable que el PRI haya salido con mayor votación que el PAN en dos de las tres entidades en las que se registraron elecciones el pasado domingo 4 de junio, como son Edomex y Coahuila, lo que sucede cuando el Revolucionario Institucional parecía estar en la lona, con la imagen del Presidente Peña Nieto altamente deteriorada.

La clave está en fraccionar el voto anti gobierno. El escenario de polarización se rompe y son cuatro o cinco fuerzas entre las que se divide el voto, como sucedió en particular en el Estado de México, mientras que en Coahuila algo similar sucedió, por un lado dos candidatos fuertes, Miguel Riquelme postulado por el PRI y Guillermo Anaya apoyado por el PAN; pero también participan Armando Guadiana que postuló Morena y Javier Guerrero de candidato independiente.

Los resultados aunque impugnados fueron los siguientes: Miguel Riquelme, PRI, 38.9%; Guillermo Anaya, PAN, 36.4%; Armando Guadiana, Morena, 11.9% y Javier Guerrero, Independiente, 8.3%. O sea, con el 61.1% en contra, Riquelme se convertiría en el gobernador de esta entidad que ha sido coto de la familia Moreira durante los últimos 12 años.


COLOFÓN

Estos resultados favorables al PRI vienen a oxigenar al gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto y representan un freno para el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, pero con ese de 31% de votos obtenido por Delfina Gómez en Edomex, lo convierten en el enemigo a vencer para la justa política del 2018.

No se le puede extender, como lo volvieron a vaticinar algunas voces, el certificado de defunción. La elección del 2018 cuando menos será entre 3 fuerzas y podría presentarse una cuarta con un candidato independiente, que en los comicios tanto del pasado año como de este 2017, no han gravitado en cambiar las coordenadas políticas.

El PRI está vivo y sigue de pie.



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior