Baja California - Martes 12 de Diciembre

TRUMP Y LA LEY DEL PUÑETAZO

20-2-2017  |  Gabriel Ibarra  |  Artículo

Una semana muy agitada ha vivido el país en estos primeros días de la llegada a la Casa Blanca del magnate inmobiliario Donald Trump, quien antes de entrar a la negociación de temas torales para los dos países, pretende imponer su agenda y su criterio como expresión de la soberbia del poderoso.

Pero México no se arrodillará y la respuesta del Presidente Peña Nieto fue la adecuada, primero, escuchar a diversas voces de la sociedad mexicana, que le pedían que cancelara la reunión con Trump, programada para este martes 31 de enero, cuando el Presidente de EU, amenazó que si no aceptaba México pagar el muro fronterizo, mejor que se cancelara dicho encuentro.

La relación de México con Estados Unidos, desde la fundación como país, no ha sido fácil. Lo peor que hemos vivido, ha venido de los vecinos del norte, por la injerencia en nuestra vida interna. México es un país relativamente joven, cuya fundación como nación sucedió en 1821, con la culminación del Movimiento de Independencia, signada con el abrazo de Acatempan entre Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero, pero desde ese momento, caímos en la red de control y de poder de Estados Unidos, con la intromisión de su primer embajador plenipotenciario Joel Roberto Poinsset, quien fue el padre de la Logia Yorkina en nuestro país, desde donde movía los hilos de la política y el poder en México.

Poinsset logró convertir en masones a Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero y Lorenzo de Zavala, éste último orquestador de la entrada de colonos a Texas ante la escasa población de nacionales que había asentado en aquellas tierras y que a la postre llevaría a la sublevación y desprendimiento de aquella zona, dicha zona que cercenaría al país, perdiendo más de la mitad de su territorio.

En 1846 a 1848 Estados Unidos invadiría México con su ejército, que tendría un desenlace de la anexión de la mayor parte del territorio mexicano y que inició con la apropiación de Texas en 1845 al convertirse en el Estado número 28 de la Unión Americana.

Hacía muchos años que México no tenía antagonismo de parte de un Presidente de los Estados Unidos. Las últimas generaciones no lo vivieron. Sin embargo, la guerra hoy comercial, se ve muy descabellado que la amenaza Trump pueda convertirse en una intervención armada, porque los tiempos han cambiado.

Pero México vive también otra circunstancia, si bien se le puede ver como el eslabón más débil de la lista negra que tiene Donald Trump (donde estarían de igual forma China, Alemania y Japón), somos los más cercanos y tenemos más de 3 mil kilómetros de frontera. Sus primeros misiles verbales los ha enviado en forma muy directa a nuestro país con la construcción del muro y con la exigencia que lo pague México, lo cual es inconcebible, además de amenazar con establecer un arancel de cuando menos el 20 por ciento a las importaciones mexicanas.

La respuesta del Presidente Peña Nieto ha sido firme, precisando que la dignidad de México es primero. La respuesta de líderes de organizaciones empresariales, partidos políticos, intelectuales, de organismos sociales, de la Iglesia Católica, ha sido de respaldo al Presidente en pro de la unidad de México, dejando las diferencias para otro momento.

Me gustó sobre manera la posición asumida por dos personajes que tienen una gran fuerza en la política y la economía: Andrés Manuel López Obrador y el empresario Carlos Slim. Una actitud de compromiso con México y de apoyo al gobierno en esta encrucijada que vivimos. Slim, como nunca antes lo había hecho, salió a dar una rueda de prensa en la que habló más de una hora, quien dijo que es momento de apoyar al Presidente Peña Nieto.

Calificó el empresario de las telecomunicaciones de regresivas las primeras acciones de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, en busca de un pasado industrial glorioso que no corresponde a esta época de civilización moderna, además de ser precipitadas, recomendando negociar de manera distinta a la ortodoxia. “Trump no es terminator, es negotiator. No hay que ser catastrofista. Esperemos que como vayan pasando los días, vaya aminando su hiperactividad”, dijo Slim.

LA PATRIA ES PRIMERO: LÓPEZ OBRADOR
De la misma forma, el dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dejó asentado que el presidente Enrique Peña Nieto representará a México con dignidad, después de que el titular del Poder Ejecutivo cancelara la reunión con Trump.

La prensa dio a conocer que López Obrador en esta circunstancia se debe apoyar al Presidente, porque “La Patria es Primero (…) Si ahora desatamos una campaña abierta en contra de Peña, imagínense, si ya de por sí está muy afectado, entonces se debilita más y quién nos representa en esta circunstancia difícil”.

En esta circunstancia, los mexicanos no tenemos otra alternativa de unirnos ante la agresión del exterior, actuando con inteligencia, con prudencia, sí, pero también con firmeza, defendiendo lo nuestro. No se trata de asumir una postura xenofóbica contra lo norteamericano, como lo hace Trump, pero sí que nos sirva para la toma de conciencia y buscar estrategias para ser más fuertes en todos los órdenes.

Si bien el país vive momentos difíciles, México después de este trance puede salir fortalecido, porque México unido es grande.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior