Baja California - Lunes 23 de Octubre

Trump y el mundo al revés

23-1-2017  |  Gabriel Ibarra  |  Artículo

Ya llegó Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, ya presentó su mensaje, ratificando que lo que importa es Estados Unidos y su gente. El interés sobre todo es el de los ciudadanos norteamericanos. Con una frase dice todo: «Seguiremos dos reglas simples: compra estadounidense y contrata estadounidense».

Es el nacionalismo que en el nuevo orden mundial se venía configurando desde el establishment de los Estados Unidos con la creación de comunidades de países con el establecimiento de tratados comerciales y tratados más amplios, como el de la Comunidad Económica Europea, se pretendía desaparecer, paradójicamente hoy se pretende revivir.

Hay quienes han criticado a Donald Trump por haber presentado un discurso muy corto, tan sólo de mil palabras, pero al magnate inmobiliario, hoy con trabajo de presidente del país más poderoso del mundo hay que verlo como el antipolítico. Lo que dijo fue simplemente refrendar lo que ha venido anunciando, primero como candidato presidencial y después como presidente electo. Y le bastaron mil palabras para presentar su mensaje, que en síntesis es recuperar la calidad de vida y nivel de ingreso de los norteamericanos.

En el caso de México, sin mencionarlo por su nombre, el Tratado de Libre Comercio entrará a revisión, como lo hará con tratados que tiene con otros países para cambiarlo en beneficio de los ciudadanos norteamericanos, y en cuanto a la construcción del muro, va para adelante.

Por lo visto, Trump podría ir contra la misma Organización Mundial de Comercio, que es una de las instituciones que es sustento de la globalización.


UN MUNDO EXPECTANTE
Ahora el mundo está expectante, como nunca antes, sobre lo que pueda hacer Donald Trump como presidente del país más poderoso del mundo. El mundo quiere saber si podrá cumplir sus políticas proteccionistas y nacionalistas.

Los mexicanos ven el futuro con escepticismo y hasta temor, cuando el nuevo presidente muestra una y otra vez una animosidad no vista en los tiempos modernos de alguien que llega y se comporta como un mal vecino que se ha dedicado a lanzar ofensas y amenazas.

En Europa y Asia mientras observan atentamente, cierran filas contra un jefe de Estado que ven como una amenaza, que en vez de buscar primero el diálogo, lanza la amenaza directa.


REVERSA A LA GLOBALIZACIÓN
Los principales impulsores de la globalización y la apertura comercial han sido los norteamericanos. El Tratado de Libre Comercio que se firmó durante los gobiernos del presidente de México, Carlos Salinas, y del presidente de Estados Unidos George Bush padre, nació como iniciativa precisamente del vecino país.

Hubo una dura oposición a su nacimiento en México por sectores de la izquierda y de otros grupos progresistas que veían en ello un interés oculto de control de los intereses norteamericanos.

De diciembre de 1992 al 2016 han transcurrido poco más de 23 años y la verdad es que fue un acierto que ha traído un gran beneficio a grandes sectores del país en los diversos campos de la industria, comercio y sector agropecuario. Diariamente nuestros empresarios le venden a sus similares de EU mercancías y productos por mil millones de dólares y que entre los dos países suman un intercambio comercial al año por más de 500 mil millones de dólares, convirtiendo a México en uno de los tres principales socios comerciales, junto con Canadá y China.

Trump considera que el TLCAN ha sido muy negativo para los estadounidenses, por lo que se debe cambiar, para revertir los perjuicios en beneficio de los obreros de su país. Al respecto, el presidente de México ha señalado que el Tratado de Libre Comercio, más que renegociarse, debe modernizarse y en las negociaciones mucho tendrá que ver el canciller Luis Videgaray, que se ha convertido en el puente con el Grupo de Trump a través de su yerno Jared Kushner, que hay quienes lo ven como uno de los personajes de mayor influencia en el círculo del nuevo presidente de Estados Unidos. Habrá que ver qué tan efectiva es esa relación y qué tan efectivo es Videgaray en estas negociaciones.

México deberá tener a gente muy preparada para que con gran capacidad de negociación se sienten con los representantes del gobierno norteamericano. Aunque todo se puede esperar de un sujeto megalómano que se siente el salvador de Estados Unidos, México tiene elementos para pelear con fuertes argumentos en la mesa.

La actividad de negocios entre los dos países es muy fuerte y tratar de terminar con el Tratado de Libre Comercio deberá significar un conflicto interno en aquel país, por las afectaciones que esto puede generar, considerando que como resultado del NAFTA se han generado en EU cinco millones de empleos.
No es fácil borrar de un plumazo una relación comercial tan fuerte y tan grande.

Esperemos pues y enfrentemos de la mejor manera la tempestad Trump, para lo cual es fundamental la unidad y concordia entre mexicanos.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior