Baja California - Sábado 25 de Marzo

El relanzamiento de Aristoteles

18-1-2017  |  Gabriel Ibarra  |  Artículo

Las crisis ponen a prueba a los dirigentes y a los líderes. Sirven también para hacer sacudidas. Y el «gasolinazo» genera el escenario para que los actores se dejen ver, propongan, critiquen, hagan política buena, barata o mala, porque sirve también para el ejercicio del populismo y la demagogia.

En el caso de Jalisco, nuestros actores protagónicos del gobierno se muestran de cuerpo completo. Cada quien presenta una propuesta. Y aquí aparecen los dos principales líderes del Estado y que tienen las máximas responsabilidades, uno desde el Poder Ejecutivo de Jalisco como cabeza del gobierno y el otro desde la alcaldía de Guadalajara, asumiendo el rol de la oposición.

Aristóteles Sandoval y Enrique Alfaro salieron a la escena pública para medirse ante la sociedad. Primero apareció Alfaro, proponiendo al Gobierno del Estado un subsidio al transporte público de 3,200 millones de pesos. Se pensó que ese sería el camino que seguiría Aristóteles Sandoval.

Pero no, el gobernador Aristóteles saldría en domingo, después del amigo Enrique, pero sorpresa, rechazo categórico al subsidio al transporte, por considerarlo retrógrado, un modelo del pasado en el que se consentía la ineficiencia de los transportistas en medio de los usuarios.

«Si los alcaldes metropolitanos quieren subsidiar, adelante», respondió Aristóteles, al señalar que no se dejará presionar por los transportistas que durante años se han negado a transitar al modelo Ruta-Empresa. Obvio que el balón no lo pateó el alcalde tapatío. Más bien mandó un mensaje en Twitter de que lo felicitaba por haber tomado sus propuestas. (¿La del subsidio al transporte?).

El titular del Poder Ejecutivo sorprendería con su plan ante el «gasolinazo». Una propuesta sin duda inteligente y audaz con cinco acciones con las que desarmó el discurso de Alfaro, quien ante el regreso del balón ante el rechazo del subsidio, decidió irse a la Ciudad de México, arroparse en la diputación federal del Partido Movimiento Ciudadano y exigirle al Gobierno Federal y Secretaría de Hacienda dar marcha atrás en el «gasolinazo» con el retiro del IEPS. Alfaro esta vez no logró ir más lejos. De sacrificios del gobierno municipal que preside, dijo muy poco, de renunciar al IEPS, ni pensarlo, es una locura y de aportar para el Fondo para Apoyar a la Economía Familiar, habrá qué ver.

Y hay otras tres acciones contundentes de la propuesta de acciones de Aristóteles que resaltan: Una, el liquidar al ineficiente Sistecozome, que registra un boquete de 500 millones de pesos de deuda, de los cuales poco más de 300 millones se le deben a la Secretaría de Programación, Administración y Finanzas del Estado (SEPAF), que aunado a los $1,500 millones de deuda de Servicios y Transportes, muestra lo malo que es el Estado como empresario.
La segunda es posponer el cuestionado Programa de Verificación Vehicular que tendría un costo superior a los 400 pesos, y que supuestamente se trasladará su inicio hasta el próximo año, pero por ser año electoral, hay que irle cantando las golondrinas. En este sexenio no habrá ya Programa de Verificación Vehicular.

La tercera y la más aplaudida es que en año electoral (como el presente) a los partidos políticos se les elimine el subsidio y que en Jalisco en este año sería cerca de 250 millones de pesos, lo que está en el campo del Congreso del Estado.

Además, rápido de reflejos, Aristóteles presentó la iniciativa al Congreso del Estado para que los diversos partidos allí representados lo analicen, discutan, aprueben o rechacen. Al mismo tiempo envió a su presidente del PRI, José Socorro Velázquez, ante el presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, Guillermo Alcaraz Cross, para que lo orientara, el cómo entregar este dinero, sin que se incurra en un delito. El presidente del IEPCJ no supo qué decir. Perdido.

El objetivo se cumplió, porque de entrada el titular del Ejecutivo cambió la agenda y además se convirtió en el primer gobernador del país en dar un paso adelante, incluso mucho mejor su propuesta que la del presidente Enrique Peña Nieto, que se vio lenta y perdida, sin poder acertar.

Antes el gobernador de Jalisco se había manifestado en contra del «gasolinazo», fue el primer gobernador priista que lo hizo, ubicándose junto a la gente, posteriormente lo haría también con resonancia nacional el exgobernador de Chihuahua y senador priista, Patricio Martínez, quien presentó una dura crítica al presidente del Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza, quien culparía al político sonorense Manlio Fabio Beltrones de estar detrás de la crítica del senador norteño.

Así las cosas, durante esta semana de estrategia política en la que Aristóteles retomó el mando en temas torales de Jalisco. Habrá que ver ahora en qué aterriza su programa.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior