Baja California - Sábado 24 de Junio

El sueño del iluso

18-1-2017  |  Dr. Tomas Bermudez  |  Artículo

Hoy en este mundo cuántico, parte de la aldea global de conductas muy pusilánimes tal como de sus dirigentes, me llama la atención el próximo presidente del vecino país del norte, de cómo ve y/o se imagina cuál es la economía y la geopolítica actual. Desde las oficinas de las corporaciones del dinero hay cierto rumor: La economía global volverá a entrar en recesión este año debido, fundamentalmente, al final del ciclo expansivo de Estados Unidos, además otros factores como la caída del precio de las materias primas, la debilidad en los países emergentes, el estancamiento del comercio mundial y la subida de los costos financieros. Se señala que “el beneficio de las empresas americanas estarán cayendo de forma paulatina”, lo que “prácticamente siempre termina en recesión” al producirse “un efecto en cascada”. Entre los principales factores que se atribuyen como causas de la crisis se encuentran los fallos en la regulación económica, la gran cantidad de delitos cometidos por los bancos, la sobrevalorización de productos, crisis alimentaria mundial y energética, y la amenaza de una recesión en todo el mundo, así como una crisis crediticia, hipotecaria y de confianza en los mercados, y por si fuera poco el personaje siniestro, Trump, su deseo es definitivamente el hundimiento del comercio internacional.

Uno de los factores de propagación de la crisis es el hundimiento brutal del comercio internacional, este descalabro del comercio traslada los efectos de la crisis hasta aquellos países que tenían sus economías abiertas al exterior (como el nuestro) El hundimiento del comercio internacional se iniciará el 2o semestre del 2017. La razón del mantenimiento de la caída fue la adopción generalizada de políticas comerciales proteccionistas encabezadas por Estados Unidos y Gran Bretaña (Brexit) que desencadenarán una guerra comercial que junto con la disminución de la demanda por la propia depresión reducirán el comercio mundial.

El “súper” dólar será una divisa muy-muy cara, inalcanzable para las economías emergentes. Sin embargo el contrapeso de este reto global, es la economía china, ya que maneja una economía capitalista o de mercado, aunque el Estado sigue manteniendo estrictos controles sobre la economía y tiene el control de empresas estratégicas; a esta forma de economía el gobierno chino la denomina “economía de mercado socialista” o “socialismo con características chinas”. China es el país con mayor volumen de comercio y juega un papel clave en el comercio internacional. En las últimas décadas ha ido ingresando en organizaciones y tratados comerciales. Por ejemplo, el país entró en la Organización Mundial del Comercio en el año 2001 y en la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático en el 2010. China también tiene acuerdos de libre comercio bilaterales con varios países, como Suiza o Pakistán, de hecho para los estudiosos de esta disciplina lo ven como el catalizador para frenar al apetito feroz de Trump. Por otro lado la comunidad económica europea seguramente se desgastará internamente para frenar el aislamiento británico, claro los mayores beneficiados increíblemente serán los rusos y los países árabes del petróleo, y paradójicamente los países “amigos” hasta un muro nos quieren poner, el muro de ignominia. Pero ¿Qué despertarán detrás de ese muro?… “Male irato ferrum committitur” Se obra mal entregando una espada a un hombre enojado.

Correo electronico:tomymx@me.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior