Baja California - Jueves 24 de Agosto

Los proyectos fallidos del agua

24-10-2016  |  Gabriel Ibarra  |  Artículo

¿Qué les pasa a los jaliscienses que durante los últimos 25 años han sido incapaces de resolver el problema de abastecimiento de agua a la Zona Metropolitana con los proyectos fallidos que han impulsado los gobiernos desde que un sector de los empresarios boicoteó el proyecto de La Zurda que impulsó el gobernador Guillermo Cosío Vidaurri que era aprovechar al 100 por ciento el caudal del Río Verde hace ya cerca de 30 años?

Ya pasaron los gobiernos que encabezaron Alberto Cárdenas Jiménez, Francisco Ramírez Acuña, Emilio González Márquez y en curso el de Aristóteles Sandoval, que a juzgar por la parálisis en que se encuentra la presa de El Zapotillo y la suspensión de la presa de El Purgatorio desde el pasado año, que sería la presa derivadora del agua que provendría de aquella, serán otros seis años sin poder traer un litro para calmar la sed que este año sufrieron más de cien mil personas en la metrópoli.

El diputado Ismael del Toro, coordinador de la bancada del Partido Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado y primer presidente de la Comisión Especial para la Gestión Integral del Agua en la LXI Legislatura local es contundente cuando apunta que en el tema del abastecimiento del agua a la Zona Metropolitana, las cuatro administraciones gubernamentales recientes han tenido a la cabeza a Enrique Dau y su equipo, y no han sido capaces de traer ni una sola gota de agua y son miles de millones de pesos los que se han despilfarrado, sin que haya resultados, porque mientras la población de la metrópoli ha crecido en más de un millón de habitantes, en estos casi 24 años el agua que se abastece sigue siendo la misma, con el agravante de que los pozos locales sobreexplotados han ido a la baja, como nos sucede, guardadas las proporciones, con el tema del petróleo a nivel de gobierno federal.

Desde el pasado año el actual Gobierno de Jalisco tiró la toalla en cuanto a buscar resolver el problema de abastecimiento del agua a los habitantes de la zona conurbada de Guadalajara, cuando se suspendió la construcción de la presa de El Purgatorio, información que se callaron y que hace tres semanas develó el diario El Informador.

La presa El Purgatorio se planeó que tuviera una cortina de 25 metros, que costaría 7 mil millones de pesos y que aprovecharía 5.3 metros cúbicos por segundo y que se pondría en operación antes de que terminara el 2016 para beneficio de 2 millones de habitantes. Eso fue lo que se planeó, pero el futuro de nuevo nos volvió a alcanzar.

¿Qué fue lo que frenó el ímpetu del gobernador Aristóteles de luchar por resolver este problema estructural y de fondo que sufre Jalisco, cuando en su campaña, ese fue uno de sus grandes temas? ¿Fue acaso la camisa de fuerza que él se colocó cuando asumió el compromiso que salvaría los pueblos de Cañadas de Obregón (Temacapulín, Acacico y Palmarejo? ¿No se quiso confrontar con los grupos y ONG defensores del medio ambiente que son muy ruidosos? ¿Le dejó la bronca a la Comisión Nacional del Agua para no desgastarse?

PATEAR EL BOTE
Ismael del Toro como legislador se echó un clavado para conocer y entender la maraña del tema de abastecimiento del agua, que le permite visualizar la magnitud del problema y señala a nuestro reportero Mario Ávila que tras tres meses de presidir la Comisión Especial, detectó que lo único que está haciendo esta administración, encabezada por el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, es «patear el bote» para dejar este compromiso vital para Jalisco para la siguiente administración.

Esto lo determinó el mandatario jalisciense desde el momento en el que encomendó la realización de un estudio en el que intervienen expertos de la UNOPS (La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos), quienes por 4.5 millones de pesos harán un diagnóstico de la situación del abasto de agua para Jalisco, pero los resultados se habrán de entregar hasta casi la mitad del 2017.

Y de esta manera, tomando en cuenta que para el 2017 no entrarán en el presupuesto recursos para avanzar en las obras de El Zapotillo ni de El Purgatorio, dado que se esperará al resultado de los estudios de parte de la dependencia de la ONU y considerando que ya entraríamos en la recta final de las administraciones estatal y federal, se puede deducir, a juicio del diputado Ismael del Toro, que este será un sexenio más perdido en materia de abasto de agua para Jalisco.

¿Y CUÁNDO CÚANDO…?
Ante esta incapacidad que ha mostrado nuestra clase política junto con los empresarios, cabe preguntarnos, cuándo entonces, se encontrará solución al problema del agua. ¿Será la presión social en el futuro de cientos de miles de personas que sufran la escasez lo que empuje a los gobiernos a tomar decisiones drásticas, brincando las manifestaciones de las minorías, cuando el bien mayor se impone sobre el bien menor?

Tal vez, tal vez…

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior