Baja California - Domingo 30 de Abril

Educación secuestrada; niños y jóvenes rehenes

23-8-2016  |  Invitado  |  Artículo



Por: Alfredo D´Aguilar

Sonó la hora en la que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) tiene que negociar y ceder en su postura intolerante e intransigente.

El tiempo finalmente se agota. Las añejas complicidades con los gobiernos priistas y panistas que a éste representan en el Gobierno de la República y de otros partidos en los estados permitió estirar la liga al máximo.

Sin embargo, las partes en conflicto, la CNTE y el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, llegaron al parecer finalmente al límite que les impone la supervivencia del Estado mexicano.

Por qué de esta aseveración, pues porque el Estado mexicano y el gobierno de Enrique Peña Nieto se verá obligado, en breve, por la Suprema Corte de Justicia de la Nación a aplicar la Ley.

Esta decisión no es potestativa, aunque de hecho así se haya ejercido hasta ahora, sino una obligación constitucional, la sentencia de la Corte será inapelable y tendrá que cumplirse.

El Estado mexicano y el Gobierno de la República no se van a suicidar y para evitarlo tendrán que anteponer el interés general del derecho humano a la educación de los niños mexicanos.

Es el reclamo creciente de amplios sectores de la población, empresarios y padres de familia, que empiezan a formalizar su demanda de solución con base en el respeto al Estado de Derecho.

Al gobierno de Enrique Peña Nieto y a la CNTE no queda de otra que, simple y sencillamente, respetar y hacer respetar la Ley, por encima de sus intereses político-electorales y económicos.

Porque no podemos pecar de ingenuos que en lo que pretende ser la primera revolución del Siglo XXI, no sólo se ha montado Manuel Andrés López Obrador, sino el propio PRI-gobierno.

Para nadie es desconocido que la revuelta magisterial ha sido tomada como instrumento para sacar de la carrera magisterial al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer.

Pero el rotundo fracaso de la mesa de negociación con la CNTE, también ha dejado fuera de la candidatura presidencial del PRI al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Hasta ahora ambas partes en conflicto han mantenido como rehenes a los niños y jóvenes mexicanos, por lo que el presidente ha lanzado el ultimátum: Primero clases, después diálogo.

El presidente Enrique Peña Nieto indicó que “primero es la educación y luego el diálogo”, por lo que no habrá más diálogo con el magisterio disidente si no se garantiza que todos los niños del país puedan recibir educación.

En el inicio del Ciclo Escolar 2016-2017, en la escuela “Profesora Eudoxia Calderón Gómez, de Toluca, Estado de México, recordó que el gobierno ha abierto espacios para escuchar las demandas del magisterio, pero dijo que éstas no pueden estar sujetas a privar a los niños del derecho consagrado en la Constitución.

Por ello, enfatizó que no habrá más diálogo si no se garantizar que los niños puedan tomar clases en las aulas, “no habrá más diálogo si no garantizamos que las niñas puedan recibir educación, primero la educación y luego el diálogo… El futuro de México no es negociable”.

En ese sentido llamó a los maestros que no regresaron a clases ayer a que asistan a las aulas y cumplan con la obligación que tienen con los niños y jóvenes del país y no hacerlos rehenes de sus demandas, pues la razón no les asiste y los estudiantes no lo merecen.

Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública, confirmó ayer lunes que no habrá mesa de negociación con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) hasta que no regresen a clases.

“No va a haber mesa. Desde nuestra óptica, y una vez más independientemente de las diferencias que puedan existir, no es posible el que se quiera poner a los niños como rehenes y se deje sin ir a la escuela”, señaló.

El titular de la SEP afirmó que se aplicará la ley a los docentes que decidan no asistir a clases.

“Hay gran claridad en lo que nos corresponde hacer y ningún tema puede estar por encima que los niños estén en clases. Estamos en un punto donde es inconcebible que los niños no puedan estar en clases en estos estados.

Espero que los líderes de la CNTE puedan recapacitar porque no se puede tener a los niños como rehenes”, señaló. Y no les falta razón porque, lamentablemente, a la fecha las mesas de negociación en la Secretaría de Gobernación se han visto reducidas a un diálogo de sordos sin que la CNTE ceda.

Antes de suicidarse entregando el poder en México a los intereses oscuros que manipulan a la CNTE, el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene el recurso de la fuerza legítima del Estado.

Pero no se trata de convocar a la represión, sino por más difícil que sea frente a fanáticos fundamentalistas marxista-leninistas de corte maoísta, llamar a la reflexión y a la negociación. Aunque perversos y mesiánicos como son los dirigentes públicos y clandestinos de la CNTE, no podemos dejar de reconocer que son inteligentes y tienen que concluir que les han dado todo.

Salvo el perfeccionamiento de la Reforma Educativa, cuya abrogación no se dará al igual que en el caso de las demás reformas estructurales, la CNTE ha obtenido todo sin ceder en nada. A querer o no, guste o no, los dirigentes públicos y clandestinos de la CNTE deben entender y reconocer que no podrán recuperar el control de la rectoría educativa en los estados en disputa.

Es entendible, jamás justificable, que estiren la liga al máximo, pero deben tener mucho cuidado de romperla la violencia institucional y revolucionaria nos hará perder a todos los mexicanos. Y perderá más la CNTE, las organizaciones sociales y los grupos armados que le apoyan, porque las condiciones objetivas y subjetivas no están dadas para estallar la revolución.

Ciertamente, la pobreza se troca a pasos agigantados en miseria e ignorancia creciente, pero aún no generalizada mayoritariamente. Caminamos al abismo, pero no hemos llegado al borde.

La prueba más palpable fehacientemente es que la Sección XXII de la CNTE no tiene el apoyo aplastante de los oaxaqueños, en cambio, el rechazo a su movimiento subversivo es creciente.

Claro indicador es el inicio de clases en 6 mil 337 escuelas que atienden a 438 mil 750 niñas y niños, y representan 47 por ciento de los 13 mil 484 planteles de educación básica en Oaxaca.



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior