Baja California - Miércoles 18 de Octubre

¿Vergüenza o desvergüenza?

27-1-2015  |  Enrique Tellaeche  |  Artículo 1

El descrédito en que han caído los partidos y los políticos en México, no exenta a los de Baja California, al grado de tener que recurrir a candidatos “externos” para llenar los espacios que les corresponden y tratar de quitarse el lodo del que se han cubierto, arrastrando entre sus patas a periodistas.

Además de renegar del oficio de la política como tal, tratan de ocultar como los gatos, sus miserias, presentándose como “candidatos ciudadanos” tal cual si fuera una condición del Olimpo. Una muestra por otro lado, que el periodismo esta atravesando por una crisis profunda, de descrédito, de minusvaloración.

Desgraciadamente, los ejemplos de periodistas en la política, dejan en su mayoría mucho que desear para quienes en su momento, son sus representados o permanecen en ellos la esperanza de que vean por el gremio, que a fin de cuentas es ver por toda la sociedad.

Todos los partidos, deben tener entre sus actividades cotidianas la formación de cuadros para de ahí, sacar a sus dirigencias y los que serán a la postre candidatos a los distintos puestos de elección.

Las leyes electorales obligan a los partidos a mantener escuelas de formación política para tener a la mano a sus cuadros, pero la pérdida de las ideologías y la disciplina partidista, llevan a esos institutos a tener que recurrir a quien les pase por enfrente.

Muy deseable sería --si--, que periodistas fueran legisladores, representantes populares que por su formación, tienen conocimiento de la problemática, la sensibilidad de quien les escucha y podrían tratar de enderezar el barco. Pero esa… es otra historia.

Salvo Rafael Loret De Mola que fuera diputado federal y gobernador de Yucatán; Francisco Martínez De la Vega, legislador federal y gobernador interino de San Luis Potosí, pocos son los periodistas que en la esfera nacional han brillado por su actividad, aunque por otros cuestionada. Quedan otros en el tintero.

En Baja California, periodistas (o ahora llamados afortunadamente comunicadores), con magros resultados, quedan al descubierto con la genufléxica actuación de Carlos Flores Reyes que de conductor de Radio Periódico de Hoy en Mexicali, pasó a ser diputado local panista; la del exlocutor de radio Gustavo Magallanes Cortés, quien se caracterizó por su insulso paso por el Congreso local y simplemente ver por su catorcena; de Jorge Esparza Carlo, conductor de noticias en Tijuana, del que sólo sabemos que fue legislador federal blanquiazul.

Otro calificado como traidor a los bajacalifornianos, incumplido con sus promesas de campaña y a su amistad con su mecenas Jaime Bonilla Valdés, es el Senador Marco Antonio Blásquez Salinas (tenía que ser) postulado por el Partido del Trabajo, además de beneficios personales, nada se ha visto para sus representados.

Ilusos o embelezados por el canto de las sirenas han participado en este campo como candidatos a diputados: José Refugio Macías Ruvalcaba (PRI), Manuel Suárez Soto (PRI); ahora candidatos en la presente, Exaltación González (PAN), Aracely Domínguez Medina, Arturo Geraldo y Ernesto Robles, por Morena, y Jaime Delgado Gaxiola por el PRD, más los que se acumulen en los siguientes días.

Todavía andan los demás partiditos, buscando periodistas que quieran sacrificar su credibilidad u objetividad para meterlos en esa batahola que lo único que desean es seguir con las prebendas que les otorga el sistema de partidos.

Ah, se menciona que pueden ser candidatos, Trini Vaca, Nadia Alemán, Alejandrina Saguchi (como suplente) y hasta su marido Raúl Law, pero esos se quedan… en el Tintero.



▲ Regresar Arriba | ◄ Regresar a página anterior